miércoles, 18 de junio de 2014

Consistencia dudosa.

Empecé el post convencida de que iba a hablar sobre comida. Sobre comida y cómo cambia nuestra relación desde que tenemos un bebe. Cambia para bien, para mal pero cambia. Uno ya no puede simplemente recalentar una porción de pizza o descongelar unos patys. Al menos no todos los días, así que sí o sí, cambia. 
Debo confesar que retrocedimos con el AGB porque tras los episodios de ahogo de #ebm, la verdad que me costó retomar, así que el pobre crío estuvo comiendo unas mezclas de consistencia dudosa. 
C. tiene la teoría de que esas mezclas nos gustan porque somos mamás, que antes hubiéramos dicho que eso es un asco. Hay un poco de verdad ahí, probablemente antes no hubiera preparado algo así. La realidad es que, desde el embarazo, empecé a comer mejor y por suerte lo estoy manteniendo.
Pero la consistencia un poco puaj de las fotos, me remitió a otras cuestiones. 
No soy de esas personas que se toman mucho tiempo para mirar para adentro, instrospectiva sería la palabra. Analizo más sobre la marcha, no tengo reflexiones sumamente elaboradas, de esas que te llevan días, semanas, meses. Qué se yo, soy así, no se me da por ahí. Esas otras cuestiones hoy, son el maternar. Tampoco es que me remitieron muy lejos vió?!?!

Así como con la comida, creo que todo cambia, sino desde el embarazo, de una manera más cruda, más bruta, no se bien cómo definirlo, cambia al estilo "in your face", cuando te encontrás con el crío cara a cara.

Hablando con una amiga, ella me decía que es "la mamá que creyó que iba a ser". Yo no sé. Desde el embarazo, y probablemente mucho antes tenía en la cabeza, y seguro en alguna lista (porque #listalover), las cosas que NO. Lo que no quería hacerle a #ebm. Pero llegado el momento, mejor dicho, llegado #ebm, me fui dejando ser. 
En otra charla de mamás, tengo muchas ultimamente, otra amiga me hizo ver como, ENSEGUIDA, se nos dispara la culpa y cualquier cosa que tienen los críos seguro fue por algo que hicimos...MAL. Porque lo puse mucho al sol, lo tuve mucho panza abajo, le di mucha zanahoria, le puse mucho tiempo pantalones verdes, o cualquier cosa. Podemos llegar a dudar de cualquier cosa. Hay momentos en que nos cuestionamos cualquier cosa o todo. No se si lo de la culpa es genérico o viene muy pegadito a la idishe mame que creemos superar pero nos dirige desde las entrañas. 
Ser consecuente, ser coherente. Ser lo que una espera, lo que el otro espera, lo que se necesita, que quizá no es lo que se quiere, pero es lo que hay. Una cambia, queriendo, sin querer, porque nos lo piden, lo exigen los niños, porque lo necesitamos, porque deviene y decanta el cambio. La cuestión es que cambiamos. 
La dificultad, sino la imposibilidad, de trazar y delimitar espacios, acciones, tiempos, actividades, menús. Limites, uf!, los limites. La consistencia, como propiedad de lo duradero en el maternar no solo es dudosa, sino que está en constante cambio. Una puede cancherear todo lo que quiera, pero a la hora de los bifes, pff! son pocas las sentencias que podemos sostener. 
Ser consistente. Intento pensar cómo quiero ser, cómo quiero educar a #ebm, qué le quiero trasmitir, pero creo que una verdaderamente aprende en la cancha. En medio del berriche, durante el juego, con los caprichos, compartiendo cosas que nos gustan, cuando una se saca, cuando el crío enchastró todo y vos te reís, cuando te felicitan por lo bien que se porta (afuera de tu casa, obvio), cuando te quieren aleccionar, cuando te dan un buen consejo, cuando el crío se porta tan pero tan mal que no querés reconocer que ese pequeño demonio es tuyo. 

Consistencia: propiedad de lo que es duradero. Referido a un argumento, la consistencia es la necesidad de que todas las premisas tengan que ser necesariamente y a la vez, como producto, todas verdaderas, para que el argumento, si es consistente, pueda ser válido o no válido. Referido al discurso la consistencia tiene que ver con que las implicaciones lógicas del mismo no sean autocontradictorias.

Creo que en el maternar, la consistencia siempre es dudosa. No hay una consistencia que perdure en el tiempo. No existe eso de que un argumento si es consistente, es válido. Porque quién me va a negar la consistencia de un "Porque si!". Donde está la contradicción de pedir "calma" a los gritos? Que necesidad de premisas verdaderas si con un "Porque lo digo yo y listo!" se resuelve la situación. 



Lo que le hice al probre crío fue limpiarle la cara con el dedo ensalivado!! Sí, como me hacia mi abuela, sí, como me hizo mi mamá tantas veces. Sí, como dije que NUNCA haría, así. 


Uds? Frases cabecera? Cosas que NUNCA?

7 comentarios:

  1. Bienvenida, Flor. Cuando acabe el primer año te vas a encontrar con que prácticamente todo lo que hacés es aquello que te habías jurado nunca hacer.
    Cuando llega el segundo ni te cuento.
    Me interesa lo de la culpa. Es totalmente así, pero no lo vivo desde la culpa. Cualquier cosa que pasa es causada seguramente por algo que vengo haciendo, o bien desde el embarazo, o bien ya nacido, o bien... o bien... Pero a mí no me da por la culpa (soy una de las personas menos culpógenas que conozco), sino por el terror a la irreversibilidad. Me vuelve loca la posibilidad de causar daños irreparables por no saber, ya sea psíquicos, físicos, emocionales, en la personalidad... Terror en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Zoqueta yo elimine mi comentario!
    La irreversibilidad me asusta pero no es algo que se me active con cada situacion. La culpa un poco mas. Nunca hice lista de los "yo nunca", deberia haberla hecho para ir tachando! :P

    ResponderEliminar
  3. En la cancha se ven los pingos... y las pingas... Laviu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sep...y me parece que mejor cancha que la maternidad pa ver lo que una es capaz no existe!!
      ;D
      <3

      Eliminar
  4. Jaaa cómo me reconocí en el dedo ensalivado: algo que odiaba profundamente de mi viejo. Los yo nunca y yo siempre son difíciles... Porque en algún momento se quiebran y no da sentirse frustrada por semejantes pavadas. Me gusta tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO DA! Igual, son, la mayoria de la boca para afuera, llegado el momento...pfff...
      Gracias Noe! Me doy una vuelta por el tuyo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...